minutos.jpg

Siempre que dicto mis conferencias cito a Nicolás Negroponte con su libro ser digital, básicamente dice que solo existen dos posibilidades la de ser o no ser, DIGITAL obviamente y cuando dice NO SER, es NO EXISTIR.

Hace un par de días sentí lo que es NO EXISTIR digitalmente. Por cuestiones técnicas envié mi celular a reparación como iba para clase no me preocupe. De pronto me acorde que “debía” llamar a la persona que se llevo mi celular para darle la clave de mi SIM card sin esa clave no se podía arreglar el problema.

Para ser sincero, entre casi en estado de pánico, taquicardia, ansiedad, irritabilidad, sudoración, etc. NO TENIA COMO LLAMAR, NO TENIA CELULAR. Intente conseguir un “teléfono publico” que en mi época eran con monedas y oh! sorpresa ahora son con tarjeta que no se donde se consiguen, seguí buscando hasta que encontré a una persona que nunca pensé utilizar. Un “vendedor” de minutos. En Colombia existen 20 millones de usuarios de telefonía móvil y claro el “famoso rebusque” hace que una forma de conseguir dinero sea vendiendo minutos.

Finalmente encontré una de estas personas que por $ 400 pesos (20 centavos de dólar) el minuto me dejo llamar. El problema ahora era acordarme del numero que tenia que marcar. JODER! No me sabia ningún teléfono. Finalmente hice un par de llamadas a los teléfonos que me sabia y listo.

Es increíble la dependencia o mejor la necesidad que tenemos de la tecnología. Todo depende del mi celular. Que puedo concluir, es muy difícil dejar de usar la tecnología aunque sea por unas horas y mas si es el celular. Somos realmente esclavos de la tecnología.

Hablando como medico creo que tuve síntomas de “ABSTINENCIA”, abstinencia al celular, increíble.

Así como existe el día sin carro, propongo el día sin celular solo así nos podemos ir sensibilizando o des-sensibilizando de la tecnología.